¡Últimas noticias!

Los cantantes negros por España: historia de una frustración.

Aunque las predicciones no le avalan, el joven sevillano Famous Oberogo se podría convertir a sus 19 años en el primer representante negro de España en el Festival de Eurovisión. Tras su victoria en el concurso de talentos “Operación Triunfo 2018”, organizado por la productora catalana Gestmusic en connivencia con RTVE, su cotización como eurovisivo aumentó notablemente. Más si cabe porque ha sido el único de los concursantes en expresar de forma clara su deseo de participar en el festival. No obstante, la canción con la que participa – “No puedo más” – firmada por el talentoso Leroy Sánchez no figura entre las favoritas a falta de conocer sus arreglos definitivos.

El hispalense de origen nigeriano se uniría así a la exigua lista de cantantes negros que desde los años 70 intentan representar a España en Eurovisión. Y es que llama la atención que seamos el único país del BIG5 que nunca ha sido representado por un cantante negro.  El sonrojo es mayor si buscamos entre los que llevan más de cuarenta participaciones, ya que Portugal, Bélgica, Holanda, Dinamarca, Suecia, Noruega, Austria, Israel y Suiza han estado representados en alguna ocasión por cantantes negros.  Así que junto a Finlandia e Irlanda somos los que todavía no hemos roto esta particular barrera.

El venezolano Kenny O’brien, corista de Eva Santamaría, con sus Grammys.

Hay que esperar a 1993 cuando el equipo americano del productor Christian de Walden, que produjo el primer trabajo discográfico de Eva Santamaría, se llevó al pueblito irlandés de Millstreet al artista venezolano Kenny O’Brien en los coros. Kenny es hoy en día un prestigioso productor que ha ganado varios Grammy Latino y ha trabajado con la flor y nata de la música hispanoamericana. Quizás no lo sepa, pero tiene el hito de ser la primera persona negra en actuar en el escenario eurovisivo con la representación española con aquel memorable “Hombres” del periodista Carlos Toro.

Este hecho no se repetiría hasta 2014, cuando Ruth Lorenzo cuenta con las voces de las hermanas Aiwinnie Mybaby y Alana Sinkëy, dos portuguesas de origen guineano. Desafortunadamente para ellas, la cantante murciana tomó la ‘dura’ decisión de ‘esconderlas’ junto a las otras dos coristas, Mey Green y Sandra Borrego, en la parte oscura del escenario tras los primeros ensayos. Y no se las pudo ver.

Las coristas no vistas de Ruth Lorenzo

Ambas repetirían en 2016, ahora ya sí en primera línea de pantalla y junto a Brequette, bailando con Barei su energético “Say Yay!”. Así pues la representación de raza negra bajo bandera española se traduce en cuatro coristas a lo largo de 58 participaciones.

Con la  excusa de la participación de Famous en la preselección del domingo 20 de enero, queremos rendir un homenaje a los cinco intérpretes negros que participaron también en preselecciones eurovisivas recordando sus intentos y trayectoria. Y como vais a escuchar, todos mostraron una calidad vocal excelente.

 

Donna Hightower (1970)

La que para muchos es la mejor preselección española de la historia por la calidad de los temas y voces presentadas, la de 1970, contó con la presencia de dos cantantes negros por primera vez en las previas españolas.

La vida de Donna Hightower daría para un biopic: ¿Cómo llega esta mujer nacida en el Misuri de 1926 bajo una humilde familia de aparceros, que trabajó con míticos del jazz como B.B. King, Della Reese, Johnny Mathis o Quincy Jones, que a los 23 años ya estaba divorciada con dos hijos y malvivió como cocinera en Nueva York a participar en una preselección española? Con discos grabados desde 1951, a finales de esa década se traslada a girar por Europa con músicos norteamericanos estableciéndose primero en Francia, luego en Bélgica y a finales de los sesenta en Madrid. Ya en España consigue cantar junto al mítico Tete Montoliu, pero una noche cantando en el emblemático “Whisky Jazz” de Madrid se cruzó en su vida un gallardo gijonés llamado Danny Daniel, nombre que adoptó Daniel Candón de la Campa, exfutbolista con ambiciones artísticas que buscaba su oportunidad en la capital. Junto al asturiano inicia una relación personal y profesional que le abre las puertas de los entonces populares  festivales de la canción que había por toda la geografía nacional.

El gran éxito comercial internacional de Donna, compuesto junto Danny Daniel

Como TVE quería dotar a su preselección nacional para Eurovisión de 1970 de un toque original, estableció que cada canción participante la interpretasen dos artistas. Las casas de discos que querían lanzar un artista en concreto encontraron en la letra pequeña la solución: si uno de los artistas era extranjero automáticamente el cantante de nacionalidad española sería quien fuese a Ámsterdam. Así que la editorial Guitarra presentó al granadino Julián Granados con una composición del exPekenike Alfonso Sainz Amorós titulada “Soy Feliz” y como dupla invitó a aquella americana que Danny Daniel les había presentado. Donna Hightower se llevó los aplausos en Montjuic para infortunio de Granados que vio como el éxito comercial del tema también fue para la americana. Aunque la canción quedó 7ª, su versión fue muy radiada. Donna seguiría cosechando éxitos junto a Danny Daniel, como la romántica “El Vals de las Mariposas” o el gran éxito en media Europa con más de un millón de copias vendidas “The world today is a mess”.

La cantante regresó en los años 90 a su país donde falleció en Texas en 2013, a los 86 años.

 

Basilio (1970)

Al igual que la Hightower, Basilio fue como el segundo plato que la editorial Novola (sello para jóvenes promesas de la discográfica Zafiro) presentó a aquella magnífica preselección de 1970. El panameño, nacido en 1946, había comenzado sus estudios de Medicina en Francia y llegó a Madrid a finales de los 60 para terminar la carrera en la Complutense. Madrid vio comenzar su carrera artística pero nunca finalizar su carrera académica, que abandonó. Y es que el caribeño empezó a ser cantante habitual de pubs y boites de la capital, donde gente de Zafiro le fichó para grabar su primer trabajo en 1969. Una actuación  televisada en “Galas del Sábado” con la balada “No digas adiós”  le catapultó a la fama y los cantantes melódicos del momento como Luis Gardey, Raphael, Julio Iglesias o Jaime Morey se encontraron con un inesperado rival. Basilio obtuvo una tremenda popularidad en España.

El panameño recibió el original tema “Jamás la olvidaré” para tomar parte en la preselección celebrada en el palacio de Montjuic de Barcelona. Los autores eran Pablo Herrero, líder de “Los Relámpagos” que le había compuesto su primer disco y el pontevedrés Carlos Fernandez Prida que había formado el grupo “Voces amigas” junto a otros tres universitarios, Javier de Miguel, Maria Antonia Palacios y Diana

Voces Amigas, inspiración de los “Amo a Laura” del futuro.

Linklater. Este grupo surgió bajo petición de Zafiro al gallego de crear un grupo folk alejado de la canción protesta, que diera una imagen pulcra y limpia. Con él querían ganarse el billete a Eurovisión y Basilio, al ser tan popular,  daría relevancia a su canción pero no supondría un obstáculo al no ser español.

Paradójicamente, la comidilla de aquel festival fue la relación surgida durante los ensayos entre Diana Linklater y Basilio que las revistas de cotilleo de la época documentaron por lo exótico de ser una pareja interracial. Diana abandonaría el grupo tras el Festival. Basilio, mujeriego, la abandonaría también poco después.

En la final española la actuación de Basilio supera con mucho la del grupo vocal, y eleva el tema al segundo puesto final tras el “Gwendolyne” de Julio. La fama fue para el panameño, que no hubiera podido ir al Festival por las normas, pero grabó películas, se compró cochazos y vivía en un chalet en Madrid. Y es que éxitos como “Cisne de cuello negro” o la posteriormente popular “Vivir lo nuestro” le generaron muchos royalties. Representaría a Panamá en la OTI del 72, quedando segundo. En los años 80 se traslada a Miami, donde viviría hasta fallecer en 2000 de una neumonía con tan solo 61 años.

 

Herbert (2001)

Participante en el inolvidable “Eurocanción 2001”, finalizó quinto en aquella preselección. Aunque Salomé leyera en la tarjeta que el compositor de este “Abre los brazos” era un tal G. Carrillo, lo cierto es que Chema Purón también hizo como Alejandro Abad y decidió competir bajo seudónimo en esta pre componiendo este tema tan de peli Disney. La discográfica Warner tenía en su cartera de posibles talentos a Herbert, un cantante del que no hay nada de información en la red. Sabemos que en verano de 2000, apenas unos meses antes, había finalizado tercero en el Festival de Benidorm, ganado por las Alazán con su eurocancionero “Alcanzarás la luna”.

Los que ya participábamos de los chats y foros de la época recordamos que se rumoreaba que era una de las apuestas más fuertes de su discográfica. Una excelente actuación vocal le hizo quedar segundo en el televoto aunque el jurado le había puesto séptimo.

Pierre n’Sue (2005)

Volvía TVE a organizar una preselección después del trienio OT – en las tres ediciones no hubo ningún concursante negro – y aquí encontramos al modelo barcelonés Pierre n’Sue que compaginaba su profesión de maniquí con la de cantante de R&B, blues y soul. Sus referentes eran Usher y Craig David. No pasó de la semifinal en aquel infausto “Elige Nuestra Canción” de 2005 con el tema “Quizás mejor así”. Anteriormente había formado parte del dúo S2 con Austin, exBuen Color y actual productor musical. Suya era la sintonía del fallido reality de Antena3 “El Bus”. Su último trabajo musical fue una colaboración con OBK en el tema “Promises”

Brequette (2014)

En la memoria de cualquier eurofán está aquel inesperado y dramático final de “Mira quién va a Eurovisión” con Ruth Lorenzo llevándose el billete a Copenhague gracias a la prevalencia del televoto sobre el jurado que se había decantado por la sudafricana residente en Las Palmas, Brequette Cassie. Su dramática y poderosa interpretación de “Run”, compuesta por los habituales compositores eurovisivos Thomas G:sson y Sánchez Ohlsson, no dejó indiferente a nadie. Brequette se había dado a conocer en “La Voz” un par de años antes. Tras esta preselección consiguió varios programas de televisión en el circuito canario. En 2016 acompañará a Barei en los coros de “Say Yay!” durante el festival de Estocolmo pero TVE no elige ninguno de los temas que la madrileña le compuso para la preselección de 2017.

 

Donna Hightower, Basilio, Herbert, Pierre n’Sue y Brequette. Cinco buenas voces que no lograron ser el primer representante negro de RTVE. En 2019 Famous podría romper el tabú, aunque con la canción asignada por mucho que los arreglos la vistan de seda, lo tiene ciertamente complicado. Probablemente habrá que esperar un año más.