¡Últimas noticias!

¡Comienzan los ensayos!

A lo largo del día, iremos sumando los vídeos y comentarios de los nueve países que ensayan hoy: Suecia, Georgia, Australia, Albania, Bélgica, Montenegro, Finlandia, Azerbaiyán y Portugal.

Robin Bengtsson actúa tal y como estaba previsto, con una disposición calcada a la de Melodifestivalen, aunque el fondo LED cambia, dando paso a uno más dinámico, junto a la iluminación, todo en tonos morados y azules. Coreografía y movimientos de cámara se esperan iguales, clave para el éxito del tema. Robin, que dice no haber descansado más que tres días desde que ganó MF, dice que la primera toma de contacto “ha sido positiva”.


Tamara, a diferencia de los suecos, parece que no ha actuado con su traje (aunque al inicio saca una capa roja que se quita, al estilo Monetta 2013), que quizás guarde como secreto hasta dentro de varios días. Su himno requiere de una voz en perfecto estado y así suena en el vídeo. El fondo ya no alude a tantos temas políticos como en su final nacional, y ha sido sustituido por una especie de imágenes espaciales y estelares, un tanto impersonales, ayudados por algo de pirotecnia en el clímax. Según parece, han sido probados varios fondos en sus diferentes ensayos de hoy. Tamara ha declarado que “está aquí para ganar”, nada más y nada menos

Isaiah ha ensayado con un moderno y elegante atuendo totalmente solo en escena aunque arropado por un fondo LED que muestra imágenes suyas en diversas maneras al estilo de algunos de los participantes del pasado Melodifestivalen. También importado de Suecia, una plataforma que gira y una cinta de andar… No queda mal, aunque un tanto egocéntrico quizás y un poco oscuro según las tomas disponibles. Vocalmente se ve como en el vídeo improvisa el final, que a nuestros oídos acostumbrados al sonido de la versión grabada suena raro. Por lo demás, no parece haber tenido complicaiones en su interpretación vocal. Las tomas de cámara dicen requerir muchos más ensayos, dado que el cantante aparece un poco perdido en ellos aún. Y, para acabar, cascada de fuegos artificiales. El joven, con su voz de señor mayor, ha declarado estar deseando “sentir la energía” que un escenario como el eurovisivo le pueda transmitir.

Gran despliegue vocal el de Lindita, como se esperaba de la solista. Estará acompañada por cuatro coristas y el fondo de LED está tomado en gran parte de las imágenes del vídeoclip, que mezclan relojes, barcos y otros elementos que resuenan al paso del tiempo, el movimiento, etcétera, en un conjunto muy onírico y evocador. Parece buen montaje y buena interpretación, que pueden darle ventaja frente a su gran rival de la noche, Georgia. Por ahora, ambas, no lo tienen claro aún. La pequeñita Lindita ha actuado en traje de calle pero desvela que su vestido será blanco.

Buen trabajo en la iluminación en Bélgica, aunque el conjunto de sensación de oscuridad. Habrá que esperar a ver la realización con cámaras. Vocalmente, no puede decirse que en este vídeo Blanche salga airosa, y lo que se cuenta desde Kiev es que es bastante mejorable. La música suena másalta pero no ayuda a que la voz de Blanche salga beneficiada. Eso, junto a la frialdad que transmite, dejan toda la responsabilidad a la gran calidad del tema. Primera sorpresa al ver a una las favoritas en riesgo de descalificación.

Slavko es el rey de la pista. Sin duda, habrá que tener en cuenta su show, que aparece tras tres baladas y la simplicidad belga. Vocalmente es bastante desastroso, pero él lo suple con su extremada facilidad para sentirse bien y transmitirlo en un escenario. Quizás demasiado. Empieza con la falda que saca en el vídeoclip, que se quita y se queda en los pantalones que vemos en este vídeo. Mucho brillo, mucha transparencia, caras suyas muy maquillado en el fondo LED y en el suelo, mucho meneo de trenza y mucha dificultad para llegar a dar una nota en su lugar. ¿Gustará su show, que para unos roza y para otros traspasa con creces lo hortera? ¿Hundida por el jurado? ¿Finalista? ¡Emoción!

Prácticamente lo que ya hicieron en la final finlandesa es lo que Norma John trae a Kiev. Colores azules que pasan a rojo, piano con llamas (sin llegar a la exageración de Austria 2015), buena interpretación de Leena y mucha clase, elegancia y pureza, aunque también frialdad. Se les ve profesionales a pesar de su corta carrera comercial. Y si Montenegro rompía con todo lo que venía detrás, Finlandia hace igual con el espectáculo que Slavko monta en escena solo minutos antes. Quizás se vean beneficiados los dos…


Una pizarra con palabras escritas, un señor con cabeza de caballo subido a una escalera, Diana con una gabardina como los coristas, que escribe y deja de escribir en la pizarra… Curiosa puesta en escena la de Azerbaiyán, tan alternativa como la canción. Bien cantada y con un tema de calidad a la par que rítmico y originalidad. No cabe duda de su clasificación para la final, como las de Suecia y Australia hoy.

Poco puede valorarse el ensayo portugués, fuera de la cuestión escénica, puesto que Salvador no ensayará hasta la semana del festival. Luísa tiene una voz inferior a todas luces a la de su hermano, la canción (su canción) le queda alta en el tono y no ofrece tampoco el mismo sentimiento que él. Así que hay que obviar estos aspectos y decir que Salvador cantará desde el satélite, sin salirse de él, y unos fondos boscosos en tonos verdes, marrones, azules, dorados, etc… son los que acompañarán su sentida melodía y actuación, dando mucha magia al conjunto. Realización similar a la del festival da Canção, con planos cortos y steadycam.

Bastante calidad en los ensayos de hoy, con tres finalistas claros: Suecia, Azerbaiyán y Australia. No va mal encaminada Finlandia y Montenegro es una duda inmensa. Más descolgadas las baladas georgiana y albanesa, pero en ningún caso descartadas. Portugal no puede ser juzgada igual dado que Salvador no ha estado aún presente.