¡Últimas noticias!

Términos y perdiciones (Parte I)

Jorge ToralJorge Tove /

Hablando con gente que lleva algunos o muchos años en la asociación (yo llevo tres), me he dado cuenta de que muchos eurofans asumen con tremenda seguridad que los que entramos de primeras en esta trepidante y fascinante dimensión, venimos equipados con un disco duro externo, repleto de palabras y expresiones de uso común en reuniones, artículos, podcasts y demás vías de comunicación eurovisiva.

Pues bien, esto no es así. Por ello, me ha parecido oportuno destacar en este artículo algunos términos que llamaron mi atención desde el primer momento que los oí/leí, y que en algunos casos, me supusieron alguna que otra perdición o metedura de pata. Advierto que los análisis que hago no son más que un conjunto de reflexiones y experiencias personales, que no pretenden para nada sentar cátedra ni nada por el estilo. Aquí van tres:

1. Schlager

La primera vez que alguien me habló de este término, fue porque me propusieron ir a una schlager party. Uno lee una invitación de este tipo y se pregunta: ¿Será una fiesta organizada por el hijo de Schwarzenegger? ¿O quizá schlager signifique “en pelotas” en alemán y haya que desnudarse a la entrada? ¿Tendrá que ver con Eurovisión? Y lo más importante, ¿¿cómo narices explico adónde voy cuando alguien me lo pregunte??

Yo no me atrevía ni a preguntar. Debo reconocer que fui a esa primera fiesta sin saber adónde iba, perdido, sin rumbo (después me lo pasé teta, menos mal). Con el tiempo me he atrevido a ir a muchas más, a preguntar y a googlear el término, y debo decir que nadie me ha dado una respuesta única y concreta. Unos mencionan a Abba, otros a cantantes del Melodifestivalen, etc. Parece ser que este término, se adapta a sus hablantes y bailantes a gusto del consumidor, pues a cada uno le sugiere matices diferentes.

perrelli

Según Wikipedia, el schlager es un tipo de música muy común en el centro y norte de Europa, así como en los Balcanes. Casi nada. Después, para mi sorpresa, resulta que incluye desde baladas sentimentales y dulces hasta melodías pop pegadizas, normalmente centradas en temas amorosos, melancólicos y ¡hasta elegíacos! Yo me inclinaría a pensar que tiene más que ver con el pop movidito que con la balada lenta, pero habría que hacer una tesis para saber a qué se refiere exactamente.

Esta definición tiene poco que ver con lo que yo oí en aquella primera fiesta, pues en sí no contenía temas puramente schlager sino Euroschlager, término que viene a ampliar la clasificación para que muchas de las canciones de Eurovisión entren en esta categoría. Me pregunto entonces qué hacían las Abuelas del Buranovo con su Party for Everybody, o las folclóricas Kuunkuiskaajat con su Työlkii ellää en una de las fiestas Euroschlager a las que he ido, pero bueno. Corríjanme si me equivoco, pero supongo que lo importante del término no es el estilo que engloba, sino un pretexto para reunirnos todas y todos en amor y compañía, para celebrar que se acerca Eurovisión.

2. Diva de ventilador (DV)

 jennysilver

Uno nunca llega a valorar la importancia de un ventilador… hasta que lo percibe sobre un escenario. Y es que este término, aunque nunca antes lo había oído, se entiende perfectamente hasta en el barrio más chungo de cualquier ciudad o pueblo, pues ¿qué niño o niña no ha hablado/cantado hacia el ventilador para oír su voz robótica o para verse con los pelos al aire? Es un recurso barato y potente, ya que esa fuerza que da el chorro de aire hace que el/la cantante se sienta como una diosa; multiplica exponencialmente la grandiosidad de la canción; da esplendor, lujuria, divinidad… qué sé yo.

Pero ¿a qué se debe la aparición de la famosa “diva de ventilador”? ¿Algún técnico olvidó un ventilador en escena durante una actuación? ¿O alguien pensó que ciertas canciones debían tener algún efecto más ventoso/fogoso para que llegaran al público? Y para ser una DV ¿hay que ser mujer o “solo” llevar actitud de diva? Por ejemplo, ¿sería Mario Vaquerizo un buen ejemplo de DV, con ese pelazo al viento? Piénsalo. Diría que la elegancia y la potencia vocal deben ser complementos indispensables de este tipo de divas, pero como en muchos de los euro-términos, los doctores en la materia no han llegado a un acuerdo definitivo al respecto.

3. Friki

Este palabro se usa tanto y para tantos personajes, eurovisivos o no, que me ha parecido interesante analizarlo desde un punto de vista sociológico, musical y, por qué no, euro-estético. Para algunos es friki, freaky o freak todo aquello que se separe de la “norma eurovisiva” (si es que la hubiera). Aunque hay quien asegura que Eurovisión ya es un festival friki en sí mismo (opinión vertida fuera del entorno eurovisivo; sí, ese mundo de gentes que se reúnen algunos años para ver el Festival en casas propias o ajenas, con el único fin de despotricar y reírse de él). Dejando de lado esta última apreciación, pasaré a calificar lo que a mi juicio supone que a alguien le tilden de friki en Eurovisión.

poier

Todos los años hay alguien que exclama: “¡Ya tenemos al friki!”. Y como suele ocurrir cuando alguien afirma algo tan rotundo, nadie discute si esto es así o podría no serlo. A veces es tan evidente que… para qué enredarse. Siempre me ha quedado la duda de por qué suele haber este consenso inmediato, surgido de la nada, en algo tan poco científico como el mundo del espectáculo. Pero lo cierto es que sucede ¡y mucho!

Esa presunta canción friki debe tener un componente cómico o inusual, ya sea en el contenido de la letra o en el formato. Supone también que los intérpretes sean considerados frikis de antemano (abuelas folclóricas, inadaptados, excéntricos…) o que mediante disfraces y maquillajes transmitan la esencia de estos últimos, incorporando asimismo un componente crítico con lo bello, con lo “normal”.

dionlordi

Estéticamente, lo tenemos más difícil a la hora de decidir qué es friki, pues ¿era friki el vestido de Céline Dion, o la indumentaria de Lordi (ambos ganadores)? ¿Puede un friki 100% ganar Eurovisión? Digamos que una estética friki no te hace completamente FRIKI con mayúsculas, sino que te da unos tintes absurdos e incluso enternecedores, capaces de llamar la atención del público de manera efectiva. No daré los nombres de algunos que yo considero FRIKIS (por aquello de no ofender demasiado a determinadas sensibilidades), pero seguramente esos que te vienen a la mente son los que me vienen a mí.