¡Últimas noticias!

Crónicas desde Lisboa: primeros ensayos

Estar desde el primer día de ensayos era una opción realista desde el momento que Portugal se lo llevó el año pasado.  El domingo abrió con dificultades el centro de prensa y fan zone, no iban los tornos y encima llovía. Poco a poco han ido mejorando cosas aunque el espacio para quienes estamos acreditados como F y P es muy pequeño en comparación a ediciones anteriores.

El escenario es majestuoso aunque adolece el problema de este tipo de infraestructuras: deja muy solo a quien trae planos generales.

Sobre la primera semifinal, la ‘buena’, en la que hay unos 15-16 países con posibilidades reales de ser finalista según encuestas y apuestas, decir que será recordada como una de las mejores de los festivales vividos hasta ahora.

Fan Zone, sin enchufes, ni mesas.

Azerbaiyán aparece como una apuesta sólida para abrir este año. Épica y de blanco nuclear, Aysel está esplendorosa.

Ari pone su empeño pero la canción no da más de sí. Su vestuario ha sido un error total y el final con el coro rodeándole nos lleva todavía más a una preselección irlandesa noventera.

Sería muy injusto que Albania no se clasificase con el rock auténtico, trabajado y actual de Eugent. Ha incorporado arreglos de música tradicional y esta honestidad musical debería recompensarse. Su voz, la mejor masculina de esta semi.

Decepcionante Bélgica con una Sennek poco inspirada y motivada. La canción jamesbondiana pide sofisticación y solo hay austeridad y oscuridad.

La gran historia periodística está siendo la lesión cervical de Mikolas Josef. Su ensayo fue muy bueno y su actuación memorable. La personalidad del checo traspasa la pantalla y su carisma es enorme. Lo gimnástico del número le ha traído un problema inesperado y a día de hoy no sabemos en qué acabará.

Entrada a la zona de prensa

Una sorpresa ha sido Lituania. Emotiva actuación la de Ieva y trabajada escenografía llena de relato que conecta sin duda con el espectador sin caer en sentimiento facilón.

Israel sufre el efecto Gabbani: es la más esperada y la que pensamos que más nos va a divertir. Una canción alocada con mensaje y atractivo internacional. ¿Qué puede fallar?. Sobrepensar la puesta en escena con elementos que necesitan coordinación entre sí y que en una producción de estas características pueden quedar totalmente inconexos para el espectador. Netta estará en la final pero ya no lleva el áurea de ganador tan claramente sobre su cabeza.

Lo de Bielorrusia será de estudio: probablemente la puesta en escena más barroca y recargada en mucho tiempo. Alekseev ha caído en la trampa de llevar un relato absurdo con elementos rídiculos y que en ningún caso conectan con el espectador y harán a los jurados correr en dirección contraria.

Para los que Estonia nos parecía un trozo de ópera cuyo mérito residía en un elemento ya visto como vestido con proyecciones tenemos que reconocer que ha trabajado mucho la contención y la elegancia. No centra en el vestido toda la actuación y Elina mide cada momento con intensidad y conecta con la cámara.

Bulgaria es otro de esos temas que puede caer en el caos absoluto: grupo de 5 solistas unidos para la ocasión que se mueven por el escenario cruzándose y con dramatismo visual. Han debido de pasar los últimos 3 meses encerrados ensayando porque el resultado es impecable. Coordinados, irreprochables en las voces y transmitiendo el mensaje de la canción perfectamente. Resultado muy profesional.

De nuevo pincha Macedonia al llegar a los ensayos, tema potente con escenografía sin sentido. Lo hemos visto el año pasado y se repite este. Para una televisión casi en quiebra es un mérito estar, pero para esto simplemente canta y ya está, no adornes sin tener detrás un proyecto sólido que ofrecer.

Franka devuelve la profesionalidad al euro escenario con su presencia. Elegancia, personalidad, voz estupenda y un poderío de vestuario de auténtica dama de la escena. Pero “Crazy” adolece de un gancho y hay que reconocerle que no intente tonterías visuales. Va a ser dolorosa su no clasificación, de producirse.

Austria sí tiene el pack completo en César Sampson. Genial de voz y con escenografía heroica subido a un pedestal a gran altura. Tiene momentos algo absurdos cuando corre por el escenario que dejan un poco desconcertado, pero es una representación muy sólida.

Al fondo el edificio de prensa desde la carpa Fan.

Había ganas de escuchar a Grecia en escena tras su ausencia de saraos, gigs y promos. Pues bien, Yianna ha decepcionado con su voz en las notas largas. Lleva tatuado en azul su mano izquierda y aunque está impecablemente mediterránea en vestuario y gesto dependerá mucho que sus tradicionales apoyos en esta semi (Chipre, Bulgaria, Albania, Reino Unido y Alemania) la voten.

Finlandia es un mix de escenografías cliché eurovisivas. Saara aparece en una gymkana de hacer cosas ya vistas durante 3 minutos. Su voz es buena y el tema no le hace méritos. No está ni mucho menos descartada pero añade elementos de inseguridad escénica que no sabemos como sentarán al jurado o si los espectadores lo verán como una frikada más.

La sobriedad Armenia y la impecable actuación vocal de Sevak no nos distraen de ver que es una candidatura muy floja en lo musical. Valorando su mérito de mantenerla en armenio, no sería justo que esta canción pasase a la final solo por venir de un país que siempre – menos el año del Boom Boom – lo ha hecho.

Los hermanos suizo americanos traen también muy ensayada su puesta en escena y aprovechan elementos como el puente que comunica un lado y otro del escenario. Corinne incita al público a levantar su mano en recuerdo del daño sufrido por el bullying pero le falta más actitud agresiva, queda muy correcta sin más.

Irlanda es un tema muy cuqui. Ryan, gran profesional, sabe actuar e interpretar maravillosamente. Hay una chica

al piano con la cual cruza miradas que traducen el texto de la canción. Han traído a los bailarines del video pero no logra un efecto de enganche y pueden distraer al espectador.

 

Y finalmente Chipre. Regalo para terminar, profesionalísima actuación la de la Foureira que se come al resto de cantantes y divas con una directo muy bueno y una actuación inolvidable. Parece un número de Superbowl. Chipre tiene a mano superar su mejor clasificación (tres quintos puestos en el 82, 97 y 2004).

Recuerda que puedes seguir en nuestro feed de twitter.com/aeveurovision y en Facebook.com/aeveurovision

los comentarios en directo y videos resumen de cada día.